Radio Hola-Atizapán Escucha en alta fidelidad Entrar

Stacey Castor, utilizó anticongelante para matar a su marido

Esta historia que a continuación les contaremos no es sacada de un cuento de ficción, realmente ocurrió y este caso es uno de los más emblemáticos de la historia criminal de New York.

En 2005, la policía de Syracuse fue alertada por Stacey Castor quien supuestamente descubrió a su marido muerto sobre su cama. Las autoridades tuvieron que forzar la puerta del dormitorio y junto al cuerpo de David Castor, de 48 años, se hallaba un envase de líquido anticongelante.

Al principio, la mujer indicó a los oficiales que su esposo con el que llevaba dos años de casada sufría depresión, por lo que la escena aparentaba un suicidio poringestión tóxica.

Stacey enterró a David Castor junto a la tumba de su primer esposo y padre de sus dos hijas, identificado como Michael Wallace, que había muerto cinco años antes, cuando tenía 38 años de edad, al parecer de un ataque al corazón.

Según comentarios de allegados, la salud de Michael se fue deteriorando sin explicación hasta el punto en que su familia decidió hacerle una autopsia, pero la viuda se negó. Al ver las dos tumbas, que ambos maridos eran policías y que ella había ganado mucho dinero con la muerte de sus esposos las autoridades comenzaron a investigar.

Las investigaciones arrojaron que el vaso que supuestamente bebió David Castorantes de morir tenía las huellas de la mujer, por lo que se presume que Stacey Castor utilizó la jeringa como instrumento para introducir en la boca de su marido el veneno.

Tras dos años de investigación y guiado por un sexto sentido, el inspector Dominick Spinelli, tomó en 2007 una decisión poco común: exhumar el cuerpo de Michael Wallace, el primer marido. Las pruebas forenses confirmaron la presencia en el cadáver de restos de etilenglicol, sustancia química presente en los anticongelantes.

Lo raro de este caso ocurrió cuando la hija mayor, Ashley, del difunto Michael se intentó, supuestamente, quitar la vida y escribió una carta confesando el asesinato de su padre y su padrastro.

Cuando reaccionó en el hospital ella indicó que no había escrito nada y que lo último que recuerda es que su madre le invitó un vaso de vodka. Por lo que ahora la pregunta estaba en el aire. ¿Quién era la asesina?

Al analizar el contenido del texto, autoridades determinaron que no era el propio de una nota de suicidio. El texto era exageradamente largo, incluía explicaciones gratuitas sobre detalles de los crímenes y repetidas exculpaciones de la hija hacia la madre respecto a los asesinatos.

El motivo que condujo a Stacey a terminar con la vida de sus dos maridos era puramente económico: cobrar seguros y heredar patrimonio. Y cuando se vio cercada por la policía, sacrificó a su propia hija para desviar las sospechas. Con absoluta frialdad sembró a su alrededor dolor y muerte, sin mostrar arrepentimiento, negando sus atrocidades, y despreciando el valor más sagrado, la vida de sus más cercanos, incluida la de su propia hija.

En 2009 fue sentenciada a 51 años de prisión por los cargos de asesinato en segundo grado de su marido David Castor, tentativa de asesinato de su hija Ashley Wallace y falsedad documental.

Comments