Radio Hola-Atizapán Escucha en alta fidelidad Entrar

¿Quién se hace responsable si tengo un accidente a bordo de un Uber?

El pasado 27 de julio, una mujer murió a bordo de una unidad de Uber, luego que el chofer del vehículo en el que viajaba se quedara dormido y se estrellara. Este es el primer caso conocido en el que un usuario de este tipo de servicio pierde la vida.

Ante esto, el equipo de  se dio a la tarea de contactar a los familiares de la víctima y este fue su testimonio:

La señora Luz María de 70 años, se disponía a salir de viaje junto a su hija Elisa de 18 años. Como usuaria frecuente de Uber, solicitó una unidad a su domicilio alrededor de las 6 de la mañana. El destino, la terminal de autobuses TAPO de la capital mexicana.

Cerca de la mitad del trayecto recorrido, en Eje 3 Oriente y Avenida Girasol de la delegación Iztacalco, fue cuando sucedió el percance, en el que el operador Juan Carlos Collado se quedó dormido e impactó el vehículo contra un poste de luz.

El resultado del accidente, la muerte de la señora quien viajaba en el lugar del copiloto, y otras dos personas lesionadas: la acompañante de la usuaria y el chofer del automóvil.

De acuerdo al relato de Manuel Vega, sobrino de la fallecida, los familiares fueron informados del siniestro por lo que acudieron al lugar de los hechos. A su llegada, el cuerpo de Luz María ya no se encontraba en la escena, mientras que el chofer y la joven de 18 años fueron trasladados a una clínica.

Luego de buscar el cuerpo de su familiar, porque en la zona del accidente nadie sabía con precisión a dónde se le había canalizado, lograron averiguar que se encontraba en la agencia Izc-3 del Ministerio Público.

Hasta ese momento, ninguna persona relacionada con la empresa Uber se había puesto en contacto con los afectados.

uber

Fue hasta la noche del sábado cuando gestores de diferentes aseguradoras establecieron contacto con la familia de la fallecida, según agrega Vega en su testimonio.

El domingo por la noche, durante el funeral de Luz María, un abogado inició comunicación a través de mensajes de Whatsapp, en el que buscaba llegar a un convenio con la parte afectada. Se trataba del abogado de la aseguradora del chofer, pero Uber todavía no adoptaba una responsabilidad formal.

“El cuerpo de mi tía llevaba cerca de 7 horas en la agencia del Ministerio Público y ninguna persona de Uber había dado la cara”

El primer contacto llegó el domingo 31 de julio, cerca de las 11 de la noche, a través del director general, Roberto Fernández, quien habló vía telefónica con la familia.

“Hablé personalmente con el director de Uber México, Roberto Fernández, y aceptó un mal manejo de la situación”

En un inicio, la postura de Uber fue mostrarse como un intermediario entre los prestadores del servicio y el cliente. No obstante, aceptó a cubrir los gastos funerarios.

Personal del despacho de abogados Lalec se presentó al funeral en representación de la empresa para pagar la deuda, misma que ascendía a cerca de 70 mil pesos y los cuales fueron liquidados en efectivo, según la versión del sobrino.

“Él (Roberto Fernández) me pide un correo con toda la información sobre el accidente y los gastos, para poder reembolsar el dinero más o menos dentro de 2 meses, pero no fijaron un plazo real”

Por otro lado, Elisa tuvo que ser inducida a un coma para poder atender las lesiones internas sufridas, que fueron desde estallamiento visceral, fractura de costillas y la perforación de uno de sus pulmones.

Los familiares acusan que la cobertura del seguro del vehículo abarca hasta 300 mil pesos, monto que a su consideración no es suficiente para los gastos de la joven hospitalizada.

“Había una lista de hospitales de tercera. Me dieron un pase médico, pero las clínicas de la aseguradora a las que nos enviaron no me parecen. Me gustaría tener una mejor garantía para la atención de mi sobrina”

El chofer fue dado de alta y hasta donde los familiares tienen conocimiento, permanece detenido hasta que se deslinden responsabilidades.

Según indican los denunciantes, la intención de hacer pública su situación es sensibilizar a los usuarios de Uber sobre los riesgos reales que se viven al subir a sus unidades, pero sobre todo dar a conocer que la empresa se autodefine como “enlace” entre terceros cuando ocurren este tipo de casos.

 

Por su parte, Uber declinó la posibilidad de tener un derecho de réplica y se limitó a emitir el siguiente comunicado:

“Nuestros corazones y apoyo están con las familias y seres queridos de los usuarios y socio-conductor durante este tiempo difícil. Estamos trabajando de cerca con las autoridades para asistir la investigación correspondiente”

Comments