Radio Hola-Atizapán Escucha en alta fidelidad Entrar

La intrascendente levedad del dinero

Las versiones encontradas de que México pagó o no pagó la multa de cinco millones de dólares a la FINA pasan a un segundo plano, no tienen la menor trascendencia, es como echar sal a las viejas heridas abiertas que no cierran; la realidad es que las autoridades del deporte de México perdieron la oportunidad de oro y se les escurrió por incompetencia tanto a la Federación Mexicana de Natación como a la Conade, por falta de visión, por falta de iniciativa y porque no hay ideas dinámicas, la organización del que iba a ser Campeonato Mundial Guadalajara 2017. Siguen con la boca abierta pensando que el leitmotiv es el dinero.

dinero

Era el momento de tomar un nuevo derrotero en la natación, de aprovechar la inercia inspiradora de un Mundial, de darle una inyección técnica al proceso evolutivo, de motivar intensamente a centenares de jóvenes, de dejar una huella indeleble entre los niños con una competencia de tan singular espectacularidad y clase. De darle una bocanada de oxígeno a la natación. De luchar por proyectarla a una posición superior.

Qué representa el supuesto ahorro de cinco millones de dólares en un país donde los malos manejos de los políticos están a la orden del día con cifras mayores a las de las milyunanoches —inimaginables por Alí Babá—, ante la pérdida irreparable de los enormes beneficios deportivos y de incalculable valor moral, nos referimos al impacto en la sociedad de México, en los niños y en los jóvenes. Su repercusión en el progreso. El Mundial se compara en cuanto acontecimiento y relevancia con los Juegos Olímpicos: el atractivo de las principales luminarias del mundo acuático con su cauda de hazañas en la pileta.

Se disponían de seis años de trabajos preparatorios. El Mundial se logró con la iniciativa de Bernardo de la Garza, entonces titular de la Conade, del gobierno de Jalisco, de las autoridades del COM íntimamente relacionadas con el actual titular de la FINA, el uruguayo Julio Maglione, y del más gris de todos los presidentes en la historia de la Federación Mexicana de Natación, Kiril Todorov, un enorme cero a la izquierda, tan eficaz como una gota de agua en el Sahara, que afirmó que el Mundial “sería un parteaguas” y aún no explica los oscuros motivos por los que permitió que el Mundial, deliberadamente, se le escurriera como agua entre las manos. La FMN le queda demasiada grande.

Diga el lector si no es vergonzosa la presencia de KT en la FMN. Desde el 2011 tuvo la oportunidad de contratar un director técnico para el CM de Guadalajara. A la fecha no lo ha hecho y ha contribuido caprichosa y maliciosamente contra la natación. Sólo le bastaba una solicitud. Nunca la hizo. Y probablemente jamás la hará. Lo impide su visión torcida. Compare: los padres de familia del pentatleta Ismael Hernández Uscanga contrataron con dinero de su bolsillo al entrenador polonés Waldemar Marek; con superior visión y acción que el estático KT, aparte de incapaz, inútil a las necesidades de la natación. Sin espíritu de servicio. Una rémora. No hay proyecto, no hay programa. Un simulador. Privó a México de un bien. ¡Todo lo dejo ir! Jamás luchó.

Acciones importantes que no se deben olvidar. Ante el problema de la natación, Carlos Padilla Becerra, titular del COM, fue a Suiza y se entrevistó con Maglione y Thomas Bach, presidente del COI. Logró que la delegación acuática de México desfilara con el uniforme oficial durante los JO de Río de Janeiro.

Comments