Radio Hola-Atizapán Escucha en alta fidelidad Entrar

La carta de un papá primerizo que se volvió viral

Ser papa primerizo trae sentimientos inexplicables, no importa si se trata de tu primer niño o niña, son sensaciones que jamás volverás a experimentar y el amor a los hijos es algo que no tiene comparación.

Seguramente muchos papás y mamás escriben emotivas líneas a sus hijos, pero pocos comparten si creen ser buenos papás o  si son la mejor mamá.

Patrick O’Malley es uno de los tantos padres primerizos que escribió detalladamente cómo fue su experiencia y cómo han sido las distintas etapas que ha pasado junto a su hija Lola Rose. Esta es la carta que él compartió en su cuenta personal de Facebook y en el blog Queens of Constance: 

“107, 048, 700 segundos. 1, 784, 145 minutos. 29, 735 horas. 1, 238 días. 177 semanas. 88 quincenas. 40 meses. 3 años. Ése es el tiempo que te he amado. Naciste siendo una bebé. Profundo, ya sé. Pero es importante. Si hubiera sabido cuánto te iba a llegar a amar, hubiera tratado de capturar el momento de tu nacimiento elocuentemente. Fue largo, estábamos cansados y tú no querías salir. Recuerdo haber estado aterrado, y me acuerdo de la textura de plástico del cordón umbilical mientras las tijeras médicas brincaban en mis manos temblorosas. 

Si hubiera sabido cuánto te iba a amar. Fui a casa y era un torbellino de emociones pero no había comprendido la magnitud de este momento que cambiaría mi vida. Si tan solo hubiera sabido entonces lo mucho que harías crecer mi corazón. Dormí, desperté, te visité y repetí esto hasta que llegaste casa. Luego llegaste a casa y no sabía qué hacer. Algunos papás se enamoran inmediatamente y a otros les toma tiempo que crezca la flama. ¿Es una cosa horrible de decir? ¿O se espera que tengamos una conexión inmediata con nuestros niños que la sociedad nos pone en una posición en la que nos sentimos una persona inadecuada?

bebesss

Si sólo hubiera sabido qué haría explotar mi corazón. Hacer que mis ojos lloraran, que la garganta se me cerrara mientras pasaba un nudo. Tenía miedo de tener una niña, no sabía qué hacer con las niñas. ¿Iba a ser un buen papá? Mi modelo a seguir masculino no había sido uno bueno, ¿sería yo uno bueno para ella? Un millón de pensamientos, sentimientos y emociones nublaban mi misión. Me restaban de este milagro. Tú siempre estuviste presente. 

Después comenzó la preocupación. Antes del ‘amor’ hay miedo. ¿Estás comiendo bien? ¿Estás bien? ¿Estás durmiendo bien? ¿Por qué es ese el color de tu piel? ¿Qué es un saca mocos? ¿Tienes fiebre? ¿Te están saliendo los dientes? ¿Por qué vomitas? ¿Cuándo vas a dejar de vomitar? Ouch, veo tu piel lastimada, ¿cuánta pomada? ¿Cuánto tiempo sin pañal? ¿Cuánta fórmula? ¿Cuánta popó es demasiada? ¿No acababa de estar enferma?

Noches sin dormir oyéndote toser, suspirar, estornudar, siempre preocupándome que no despertaras. ¡Llanto! ¡Por lo menos! Al menos sabía que estabas viva. Si tan solo hubiera sabido que me llamarías Papi y me dirías que me querías. Volteo atrás y pienso en todos los  momentos. Las infinitas caras divertidas y las incansables expresiones. El continuo movimiento de la lengua que adquiriste. Tu primera sonrisa. Tu primera risa. Cuando te cambiaba y me pegabas en la panza y pensabas que era lo más divertido del mundo. Verte como pegabas con total desprecio por tu seguridad personal. Gritabas de emoción cuando me veías. Cuando tu cara se ilumina…Si hubiera sabido que los momentos más glorioso de mi vida serían cuando esa luz brilla sobre mí. Todo esto pasa muy rápido. Un segundo estás acostada, al siguiente sentada, luego gateando, luego caminando…luego palabras.

Si solo hubiera sabido que me dejarías sin dormir con estas palabras, que no dormiría hasta escribir esto. Que lloré escribiendo esto. 

¿A dónde se fue mi bebé? ¿En dónde encontraste este poder que tienes sobre mí? ¿Cuándo me volviste tan sentimental? ¿Cuándo mi corazón se puso tan expuesto? ¿Cuándo se tocaron nuestras almas y provocó que la mía se emocionara?

Lo que da más miedo de esto es que parpadeas y todo cambia, un momento se mueve al otro. Las fases vienen y van, y una vez que una pasa, nunca la puedes traer de vuelta. Cómo quisiera congelarte en esta fase. Desearía que pudiera capturar claramente esta fase. Pronto estos momentos serán memorias y unas cuantas fotos en un álbum.

¿Cuándo me enamoré de ti? Desde el primer momento en el que te conocí. Simplemente que no lo sabía todavía. 107, 048, 700 segundos. 1, 784, 145 minutos. 29, 735 horas. 1, 238 días. 177 semanas. 88 quincenas. 40 meses. 3 años. Ése es el tiempo que te he amado”. 

Comments