Radio Hola-Atizapán Escucha en alta fidelidad Entrar

Especies de México en peligro; un grito de desesperación

México cuenta con 10% de las especies del planeta; más de 2 mil se encuentran a un paso de desaparecer.

peligro-de-extencion

 

México es de los países privilegiados que cuentan con más biodiversidad propia; su constitución geográfica  y variedad de climas, dan vida a especies endémicas, ya sea a nivel nacional, de algún estado, de alguna montaña, cueva,  lago, río o manantial.

En la república mexicana se encuentra 10 por ciento de las especies existentes en el planeta, de las cuales alrededor de 50 por ciento son especies endémicas, y su existencia se limita a una determinada zona

Sin embargo, esa riqueza no es infinita. Actualmente una gran cantidad de especies ha dejado de existir o están a un paso de hacerlo; muchas de ellas por invasión en su hábitat, otras por la caza furtiva (directa o indirecta) y algunas más por los efectos de la contaminación y el cambio climático.

A continuación te presentamos un listado de algunos animales que están al borde de la extinción.

  • Jaguar (Panthera onca). Habita desde el sur de Sinaloa y el centro de Tamaulipas, hasta la península de Yucatán.
  • Manatí (Trichechus manatus). Aún se le puede encontrar en Tamaulipas, Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Roo y Chiapas.
  • Maquita marina (Phocoena sinus). Aún vive en el Golfo de California; se estima que viven menos de 60 ejemplares.
  • Ocelote (Leopardus pardalis). Estos ejemplares sobreviven en Sinaloa, Tamaulipas y en la península de Yucatán.
  • Perro llanero mexicano o perrito de la pradera (Cynomys mexicanus). Vive entre los límites de Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí y Zacatecas.
  • Teporingo (Romerolagus diazi). Es propio del Valle de México y del Nevado de Toluca.
  • Mono aullador (Aloutta palliata). Su hogar abarca Veracruz, Chiapas y Oaxaca.
  • Mono araña (Ateles geoffroyi). Se le encuentra, muy poco, en Veracruz, Chiapas y Yucatán.
  • Oso hormiguero (Tamandua mexicana). Vive en las zonas tropicales de Michoacán, Chiapas y Yucatán.
  • Armadillo de cola desnuda (Cabassous centralis). Es una especie exclusiva de la Selva Lacandona de Chiapas.
  • Cotorra serrana occidental (Rhynchopsitta pachyrhyncha). Vuela por el norte, pasando por Michoacán y Jalisco, hasta Chihuahua y Sonora.
  • Guacamaya roja (Ara macao). En México sólo se encuentra en Chiapas y en Oaxaca.
  • Loro cabeza amarilla (Amazona oratrix). Quedan pocos en Tamaulipas, y en cierta medida, en las Islas Marías.
  • Quetzal (Pharomachrus mocinno). Habita Guatemala, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua y Panamá, y en menor medida México.
  • Tortugas. Enfrentan en las playas mexicanas todo tipo de riesgos que las mantiene al borde de la extinción.
  • Entre ellas se encuentran la tortuga marina caguama (Caretta caretta), la tortuga marina verde del Pacífico o tortuga prieta (Chelonia agassizi), la tortuga marina verde del Atlántico o tortuga blanca (Chelonia mydas), la tortuga almizclera chopontil (Claudius angustatus), la tortuga riverina centroamericana o tortuga blanca (Dermatemys mawii), la tortuga marina escamosa del Atlántico o tortuga lora (Lepidochelys kempi) y la tortuga golfina escamosa del Pacífico (Lepidochelys olivacea).

PROTECCIÓN DE ESPECIES

La Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 tiene por objeto identificar las especies o poblaciones de flora y fauna silvestres en riesgo en la República Mexicana, mediante la integración de las listas correspondientes, así como establecer los criterios de inclusión, exclusión o cambio de categoría de riesgo para las especies o poblaciones, mediante un método de evaluación de su riesgo de extinción.

De acuerdo con la NOM-059-SEMARNAT-2010, se describen 2 mil 606 especies (entre anfibios, aves, hongos, invertebrados, mamíferos, peces, plantas y reptiles), clasificadas en riesgo.

De ellas, 392 son aves, 291 mamíferos, 204 peces, 443 reptiles, 194 anfibios y 49 invertebrados.

Por desgracia, la “civilización” ha tenido un grave impacto negativo a nuestra biodiversidad, que constantemente está amenazada por nuestra actividad diaria.

Los entornos se fragmentan y con ellos caen y se degradan los ecosistemas, propiciando la extinción de los animales del territorio nacional, por lo que no basta conocer las “listas negras” sino actuar, de manera individual y en sociedad, para reducir el desgaste de los recursos naturales que gradualmente se consumen junto con todo tipo de vida, incluso algún día, con la humana.

Comments